El odio

Domingo, 12 Junio 2016 20:11
Valora este artículo
(1 Voto)

La matanza perpetrada durante una fiesta en un club gay de la ciudad estadounidense de Orlando es una nueva tragedia en la espiral de odio en la que llevamos colectivamente sumidos desde hace demasiado tiempo. Primero se pensó que era un crimen homófobo. Después se ha sabido que el Estado Islámico reivindica la masacre en nombre de la yihad. No son dos motivaciones diferentes.

El terrorismo islámico, como proyecto totalitario que es, castiga la discrepancia y la diversidad, y cuando reclama el reconocimiento de la identidad musulmana es para imponer su visión excluyente de la misma, que hace de los musulmanes que no le son adictos sus primeras víctimas. El reconocimiento de los derechos de los homosexuales, su derecho a amar libremente, ha sido un paso de gigante en las libertades civiles. De ahí el odio que les profesan los fanáticos de todo credo. Por eso, defender a la comunidad LGTB es defender la libertad de todos

Valora este artículo
(0 votos)

Pocos delitos repugnan más a una conciencia democrática que la tortura. Por ello, la razón para no investigar a fondo cuando se denuncia su uso no puede ser otra que proteger a los torturadores. Mientras el gobierno español reclama garantías legales en Venezuela, el Tribunal de Estrasburgo ha condenado de nuevo a España (la sexta vez en seis años) por no haber investigado suficientemente un caso de torturas: el de Xabier Beortegui, quien en 2011 denunció haber sido sometido a sesiones de asfixia con una bolsa de plástico por agentes de la guardia civil, que le golpearon también en la cabeza, testículos y costillas.

Beortegui fue detenido en una operación contra el aparato político de ETA. El mayor triunfo del terrorismo es lograr que el Estado sustituya las prácticas democráticas por otras autoritarias. Y mientras casos como este no se investiguen realmente, sólo se puede sacar una conclusión: en España se tortura.

*Link a la noticia de la condena del Tribunal de Estrasburgo: http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Tribunal-Estrasburgo-condena-Espana-torturas-investigacion-ETA_0_521797874.html

Valora este artículo
(1 Voto)

El mismo día en que la Unión Europea pone en marcha su injusta e inhumana política de expulsión de inmigrantes, se hacen públicos los papeles de Panamá, una formidable investigación periodística sobre el ocultamiento de capitales en paraísos fiscales por parte de la élite de más de 50 países. No es una casualidad, son las dos caras de la globalización que tiraniza al mundo: libertad sin fronteras para la codicia y la corrupción; trabas despiadadas para las víctimas de un sistema desigual y violento que ha hecho del miedo un negocio y un instrumento de dominación.

Hay además una relación de causa-efecto: para que los ricos lo sean cada vez más, es necesario el feroz control de naciones y recursos. Al precios de repartir muerte, hambruna y desesperación. Sólo desde la ignorancia política o la mezquindad sin fisuras se puede seguir aceptando el discurso oficial de la bondad del mercado y su identificación con la libertad.

*Link a la noticia sobre el inicio de las expulsiones de inmigrantes hacia Turquía: http://www.eldiario.es/desalambre/Grecia-comienza-deportar-refugiados-Turquia_0_501849844.html

**Link a la noticia sobre los papeles de Panamá: http://www.eldiario.es/economia/implicada-trama-sociedades-fiscales-Panama_0_501500186.html