Valora este artículo
(1 Voto)

por José Manuel Fajardo

Cuando despuntó el alba del 23 de abril del año de 1616, el escritor Miguel de Cervantes yacía en el lecho que no había podido abandonar desde que, el día 2 de aquel mismo mes, se sintió tan indispuesto que hubo de renunciar a salir de sus habitaciones. Vivía en casa de un sacerdote amigo, Francisco Martínez, en la madrileña calle del León, a pocos metros del convento de Santa Ana y del convento de las monjas Trinitarias.

A más de mil kilómetros de Madrid, entre los verdes prados ingleses que rodean al río Avon, el alba del 23 de abril del año de 1616 había sorprendido al actor y dramaturgo William Shakespeare sentado ante la chimenea de su casa, bebiendo cerveza tras una copiosa cena y conversando con su amigo y compañero de aventuras teatrales, Michael Drayton. Éste había llegado en compañía del también escritor Ben Jonson al caserón que Shakespeare había comprado en su pueblo natal. Hacía varias semanas que el autor de Hamlet se encontraba enfermo, pero había sacado fuerzas de flaqueza para agasajar a sus dos antiguos colegas cómicos, ahora que el teatro había pasado a formar parte del mundo de recuerdos de los años vividos en Londres. De ellos habían hablado animadamente los tres hasta que Ben Jonson tuvo que partir, poco antes de que clarease el día.

En el alba del 23 de abril del año de 1616, ambos escritores sabían que la muerte les rondaba, enmascarada de enfermedades sin nombre sobre las que hoy no podemos sino especular a partir de sus síntomas. Tan sólo cuatro días antes, Cervantes había terminado de escribir en el lecho el prólogo de su último libro, Los trabajos de Persiles y Segismunda, y en él daba cuenta de un reciente encuentro, durante un viaje, con uno de esos estudiantes peripatéticos tan frecuentes en su literatura y en su época, al que contó que padecía hidropesía. ¿Qué enfermedad se la producía? No se sabe.

También se desconoce a qué causas respondían las fiebres que venían consumiendo a Shakespeare desde el año anterior y que tanto habían debilitado su salud. Al parecer, algún vecino de Stratford-on-Avon había sufrido fiebres tifoideas, pero aún hoy se desconoce si tal fue el mal que aquejaba al escritor. En todo caso, el resultado final de aquellas enfermedades estaba claro. Así, el 23 de marzo, Shakespeare dictó testamento y lo hizo con todo detalle. Dejaba el grueso de su fortuna a su hija Susana y trescientas libras a su hija Judith. Repartía su cubertería de plata y sus joyas entre hermanos, sobrinos y demás parientes.  Destinaba diez libras a los pobres de la parroquia y veintiocho chelines con ocho peniques a sus amigos Barbuge, Heminge y Condell. A su esposa, Anne Hathaway, sólo le dejaba “la cama y el ajuar”, en lo que algunos de sus biógrafos han querido ver un irónico ajuste de cuentas final. Pero la verdad es que a ella ya le correspondía por ley un tercio de los bienes; y la palabra cama, en el lenguaje legal de la época, significaba en realidad todo el mobiliario conyugal.

El 26 de marzo, por su parte, Cervantes había escrito una carta a su protector, don Bernardo de Sandoval y Rojas, arzobispo de Toledo, en la que le decía: “El mal que me aqueja al fin tanto arrecia que creo que acabará conmigo, aun cuando no con mi agradecimiento”. Sin embargo, poco tenía que repartir entre sus herederos Cervantes. Como si fueran en realidad metáfora del destino de los imperios inglés y español, los testamentos de ambos escritores reflejaban dos fortunas bien dispares.

De igual modo que la corona inglesa prosperaba imparable, la hacienda de Shakespeare era saneada y abundante. Por el contrario, a tenor de la decadencia imperial española, que vivía con Felipe III el inicio de su larga agonía, Cervantes no tenía siquiera casa propia. No le había sonreído la fortuna, pese a la fama de sus libros, y en los últimos siete años se había visto obligado a cambiar cuatro veces de domicilio en Madrid, siempre en el mismo barrio cercano a la calle del Príncipe. Por ello, el autor de El Quijote dejaba a su esposa, doña Catalina de Salazar, poco más que sus libros y escritos, y tan sólo mandaba que se rezasen dos misas por su alma.

Durante aquella primavera de 1616, ambos escritores se preparaban para morir con el mismo espíritu que Edgard, el personaje shakespereano de la obra El rey Lear, recomendaba a su padre, el ciego y atormentado conde de Glocester: “Los hombres han de tener paciencia para salir de este mundo, tanto como para entrar: todo es estar maduros”. Y ambos escritores, con cincuenta y tres años el inglés y sesenta y nueve el español, parecían haber alcanzado ya aquella letal madurez.

Sus vidas habían estado marcadas por los deseos y las esperanzas de su tiempo. Pero en ellos se había producido una singular inversión de papeles. Mientras Shakespeare había sido actor de teatro y dramaturgo de éxito, Cervantes había hecho pocas incursiones en el mundo teatral y Los baños de Argel o sus Entremeses no representaban ni mucho menos el eje de su actividad creadora y estaban muy lejos de la fama que alcanzaban la piezas de otros autores, como Lope de Vega.

Pero, en el gran teatro del mundo, el español sí que había sido actor de su tiempo,  por ejemplo como soldado en la batalla de Lepanto, en 1571, cuando recibió su célebre herida. Desde entonces había representado todo tipo de papeles. Primero como prisionero, pues el 20 de septiembre de 1575, de regreso a España, la galera Sol en que viajaba fue abordada frente a la costa gerundense de Cadaqués por  piratas berberiscos. El nombre de uno de los jefes piratas, igual al del pintor que siglos después inmortalizaría aquellos parajes e ilustraría la obra del escritor, casi parece una broma del destino: Dalí Mamí el Cojo.

En Argel, donde fue conducido, Cervantes interpretó primero el papel de esclavo y, tras cinco años en los que intentó repetidas veces darse a la fuga, sin que su amo llegara nunca a castigarle por ello de la forma brutal que era costumbre, el de liberto. Le tocó también ser proveedor de la Armada Invencible, dedicado a la ingrata tarea de requisar por tierras andaluzas trigo, cebada y aceite. Y tuvo que repetir, aunque fugazmente, el papel de prisionero cuando fue encarcelado en 1592, acusado de vender trigo sin permiso. Desde 1605 encarnaba el papel de escritor popular y admirado, tras la publicación de la primera parte de El Quijote.

Por el contrario, el actor teatral Shakespeare había sido ante todo un espectador de las tragedias de su época. Instalado en Londres desde 1592, había visto la hambruna  que, pese al esplendor imperial de la reina Elizabeth, consumía al pueblo londinense. Los motines de aquellos años hicieron incluso que cerraran temporalmente los teatros pues, al reclutar la mayor parte de su público entre la plebe, las autoridades temían que las representaciones desembocasen en algaradas.
Protegido por el conde de Southampton, Shakespeare había prosperado como empresario teatral en uno de los primeros teatros estables de Londres, el Globus, así llamado porque en el rótulo de entrada se veía el dibujo de un Hércules que sostenía el globo terráqueo. Esa misma amistad le permitió ser testigo, desde la proximidad, de la luchas por el poder en Inglaterra.

En el año 1601, el conde de Essex organizó un motín en Londres contra la reina, pero fue descubierto y encarcelado. El protector de Shakespeare, aliado del conde de Essex, también fue a dar con sus huesos en la cárcel. Pero en esta ocasión Shakespeare fue en cierto modo actor del drama al prestarse a representar aquellos días en el Globus, por sugerencia del conde de Southampton, su pieza Ricardo III en la que contaba el destronamiento de un rey tiránico. Cuatro años más tarde, Shakespeare asistiría al fracaso del llamado complot de la pólvora, cuando el católico Guy Fawkes fue descubierto en los sótanos del Parlamento de Londres con varios barriles de ese explosivo. Su intención era volar el edificio aprovechando la presencia en él de los diputados y del rey, el recién coronado monarca protestante Jacobo I.
Algunos de los más destacados frutos literarios de dos vidas tan paradójicas fueron, como era inevitable, paradójicos a su vez. Cervantes, el actor de la vida, víctima tantas veces, había opuesto a la crueldad del mundo el humor irónico y la grandeza de la locura de Don Quijote. Shakespeare, el espectador de la vida, testigo de abusos que no había tenido que sufrir en carne propia, había escrito El rey Lear, una obra maestra, oscura y pesimista, en la que la traición, la codicia y la vileza humanas destrozaban las vidas de sus protagonistas.

En sus últimos años, las vidas de Shakespeare y Cervantes continuaron sus cursos paralelos, aunque sus vivencias discurrieran muchas veces en sentidos inversos. Así, mientras Shakespeare no dudaba en utilizar obras de otros autores como base para la elaboración de las suyas, superando por cierto con creces a las que le servían de modelo tal como sucedió con Cuento de invierno, escrita en 1611 a partir de la obra Pandosto, de Robert Greene; Cervantes se vio desagradablemente sorprendido en 1614 por el plagio de El Quijote realizado por Avellaneda, una obra que estaba muy lejos de alcanzar la altura literaria del original y en la que, además, su desconocido autor no sólo se le robaba el personaje sino que incluso le insultaba en el prefacio, tildándolo de “quejoso, murmurador, impaciente y colérico”. Su respuesta fue la publicación de la deslumbrante segunda parte de El Quijote, verdadero fundamento de la novela moderna.

Pero las semejanzas entre ambos autores han seguido manifestándose incluso después su muerte. Sus biógrafos y estudiosos atisban en los dos actitudes religiosas que no eran ortodoxas en sus respectivos países. En el caso de William Shakespeare se apunta su probable condición de  papista, es decir, católico, lo que explicaría su apartamiento final de la vida londinense y la desaparición de toda su correspondencia; en el de Miguel de Cervantes, su posible descendencia de judíos conversos, reflejada en el comprensivo  retrato que hace de éstos en su obra. Y sobre ambos se proyecta una misma sospecha de  homosexualidad: por su condición de esclavo favorito en Argel, en el caso de Cervantes, y por sus íntimos vínculos con el conde de Southampton, en el de Shakespeare.

En todo caso, en el alba del 23 de abril del año de 1616 eran otras las sombras que se cernían sobre ellos. Cervantes había pedido cuatro días antes que se le diera la extremaunción y había escrito un último texto, dirigido a su otro protector, el conde de Lemos, en el que le decía: “ El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan y, con todo esto, no llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir”. Y, tras hablarle de los libros que tenía pendientes, añadía: “Si por buena ventura mía, que ya no sería ventura, sino milagro, me diera el Cielo vida, los verá y, con ellos, el fin de La Galatea”. Pero todos aquellos libros quedaron en mero deseo pues con la llegada del día su vida fue consumiéndose, mansamente, hasta que al fin entregó su alma.

La muerte también le llegó a Shakespeare con el alba del 23 de abril, sentado delante de la chimenea de su casa, y estuvo a punto de llevarse asimismo a su amigo Drayton. Los dos cayeron repentinamente presas de un acceso febril tan violento que el yerno de Shakespeare, el doctor Hall, hubo de acudir urgentemente para atenderlos. Después se achacaría maliciosamente tal colapso a la cantidad de bebida y de comida que habían consumido aquella noche, pero nada se sabe con certeza. Lo único cierto es que el doctor Hall logró revivir a Drayton pero no a su suegro, que quedó tendido en el suelo con los ojos abiertos y murmurando palabras incomprensibles, como si hablara con algún ser invisible, hasta que, poco a poco, la muerte le acogió en su seno.

El mundo, entre tanto, seguía su trágico curso sin que el fallecimiento de ambos escritores, maestros del arte de la palabra en sus respectivas lenguas y sutiles críticos de su época, viniera a alterar un ápice la implacable lógica de intolerancia y codicia que lo regía. En Stratford-on-Avon, sus gobernantes puritanos decidían prohibir toda representación teatral e incluso el paso de las compañías de teatro por el pueblo. En Francia, el cardenal Richelieu, recién nombrado secretario de Estado para Asuntos Exteriores, había conspirado con los príncipes alemanes para evitar que la corona de Bohemia fuera a parar a manos españolas, cosa que acababa de lograr pues Felipe III renunciaba a ella. Una victoria diplomática en la escalada de tensión que conduciría, poco más de un año después, a la devastadora guerra que asolaría Europa durante treinta años. Y en los dominios italianos, el estudioso Galileo se debatía entre su afán de conocimiento y la seria advertencia que el Papa Paulo V le había hecho, dos meses atrás, para que renegase de las tesis copernicanas que afirmaban que la Tierra no era el centro del universo sino un planeta más que giraba en torno al sol.

Cervantes fue enterrado en el convento de las monjas Trinitarias de Madrid. Shakespeare en el coro de la iglesia de la Trinidad, en Stratford-on-Avon. Ambos, parejos en talento, habían recorrido vidas tan paralelas que fallecieron el mismo día, pero... ¿fue realmente así? Porque, como bien podría haber dicho alguno de sus personajes, todo es apariencia en la vida, incluso la muerte.

Ambos murieron en el mismo fatídico 23 de abril pero, en realidad, fueron dos días. Cervantes murió el sábado 23 de abril de 1616. Shakespeare, el martes 23 de abril de 1616. Inglaterra, ya entonces, se medía por reglas distintas que España y mientras aquí regía el calendario gregoriano allí lo hacía aún el juliano. De tal modo que el día 23 de abril de 1616 en Inglaterra se correspondía en realidad con el día 3 de mayo de 1616 español. En otras palabras, aunque la fecha fuera la misma, el dramaturgo inglés falleció diez días después que el novelista español. Cervantes y Shakespeare habían vivido sin conocerse, pero los caprichosos cómputos de los hombres, con una sabiduría inconsciente, les hermanaron en la muerte.

2016: Año nuevo, sistema viejo

Domingo, 03 Enero 2016 18:40
Valora este artículo
(1 Voto)

2016 arranca en un mundo que ha hecho del sobresalto y del miedo un estado de ánimo permanente y una herramienta de control y bloqueo para que, por mucho que se produzcan novedades, nada cambie en el fondo.

El sistema que nos rige hoy, basado en el predominio de las mercancías, el dinero y la violencia, y en la sustitución de la condición de ciudadano por la de consumidor (de bienes materiales o de certezas divinas, si no de ambos mezclados), ha hecho de la hipocresía una de las bellas artes. Se habla de democracia a la vez que se la corrompe. De libertad de expresión cuando ésta ha pasado a ser propiedad exclusiva de la oligarquía de propietarios de los medios de comunicación, que la usan en interés propio. Y de la guerra como el camino para la paz. ¿Hay algo más viejo que eso en la violenta Historia de la Humanidad? Sí, la sumisión de gran parte de ella a los poderosos. Queda el derecho al pataleo, de momento. Año nuevo, sistema viejo.

Valora este artículo
(1 Voto)

Como las encuestas dicen que Izquierda Unida tendrá menos votos en las próximas elecciones, los medios de comunicación la excluyen de los debates electorales. IU es la tercera fuerza a nivel estatal en número de votos y lo será hasta que los votos digan lo contrario. Porque son los votos  de toda la ciudadanía los que otorgan representatividad, no las opiniones de los pocos miles que participan en una encuesta.

Anticipar el resultado electoral excluyendo a una fuerza argumentando que va tener menos respaldo electoral es manipular de antemano el resultado de las elecciones, desconocer la legitimidad de la representación que IU tiene actualmente y despreciar al 1.700.000 ciudadanos que votaron por ella hace cuatro años. Que los demás partidos se presten a debates con esa discriminación demuestra que por más que hablen de mejorar la democracia lo suyo es puro ventajismo prestándose a esta dictadura de las encuestas.

*Link a la noticia de la reclamción de IU para participar en los debates electorales:http://www.infolibre.es/noticias/politica/2015/11/27/iu_exclusion_los_debates_como_ataque_democracia_pluralismo_incluso_decencia_41418_1012.html

 

Valora este artículo
(0 votos)

El gobierno francés estudia cooperar con el gobierno de El Asad para combatir al Estado Islámico. Por fin un rayo de sensatez en el seno de la política internacional de la UE. Pero el daño está hecho. El E.I. creció y se fortaleció con la guerra civil que la UE, con Francia a la cabeza, propició en Siria para derribar a un gobierno que, por criticable que sea, es el legal representante de esa nación en la ONU.

Occidente ha alimentado al monstruo que hoy hace cundir el terror en sus calles y parece que se apresta a corregir el daño, pero nadie asume el error de la estrategia de guerra desatada en Libia y Siria. Tantos muertos, tantas ciudades destruidas, tantos refugiados para acabar haciendo lo que debió hacer desde el inicio: buscar la cooperación del gobierno sirio.  A los que se oponen a esa guerra se les llama despectivamente “buenistas”. Ahora vemos los frutos de la irresponsable política practicada por los “hijoputistas”.

* Este blog descarta habitualmente el insulto como herramienta de debate, sin embargo a la hora de buscar un término que pueda definir lo contrario del "buenista" utilizado por los defensores de la guerra como instrumento político legítimo no se me ocurre mejor palabra que el neologismo "hijoputista". Disculpen la excepción, pero creo que resulta clarificadora.

** Link a la noticia sobre la posible colaboración entre Fracia y Siria contra el E.I.:http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/27/actualidad/1448654625_378093.html

La espiral del odio

Sábado, 14 Noviembre 2015 11:35
Valora este artículo
(3 votos)

París. Otra vez el horror. Otra vez la matanza. Otra vez los inocentes pagando por los intereses, delirios y odios de otros. Los terroristas han vuelto comprar con vidas humanas el protagonismo en los medios de comunicación  todo el mundo. La solidaridad con las víctimas es imprescindible. Pero hay que repensar la violencia e ir más allá de la mera condena. No para echar más leña al fuego, como se ha venido haciendo desde los atentados de 2001, sino para buscar la manera de atajar la violencia en la raíz. Buscar sus causas, honestamente, sin retóricas, y tratar de remediarlas con el concurso de todos.

Porque la violencia no se va a resolver imponiendo un solo punto de vista. A los asesinos hay que perseguirlos con todo el peso de la ley, pero al mismo tiempo hay que devolver a la palabra y al diálogo el protagonismo para cortar la espiral de desesperación, rencor y pedagogía del odio que nutre de nuevos acólitos a los terroristas.

The New York Time y el cascabel del gato

Viernes, 13 Noviembre 2015 11:19
Valora este artículo
(0 votos)

Que The New York Time haya hablado de las carencias de la prensa en España y su creciente pérdida de independencia (la que los periodistas necesitan frente a los intereses de los propietarios de los medios) ha provocado la irritación de los grandes medios de comunicación españoles, entre ellos El País que ha tomado represalias contra el diario estadounidense.

Esta desmedida reacción demuestra la baja calidad de la libertad de expresión en España, donde las críticas son practicadas por los medios sin recato y muchas veces por puro interés, pero son recibidas por éstos mismos con altanería y ademanes de hidalgos ofendidos. Los grandes diarios españoles practican la libertad de expresión para sí, pero toleran mal que la ejerzan los otros (de ahí la fulminante expulsión de Miguel Ángel Aguilar). Ha tenido que ser fuera de España donde alguien se atreviera a ponerle el cascabel al gato de la prensa. Y ahora anda arañando.

1. Link a la noticia del artículo de The New York Time sobre la prensa española: http://www.eldiario.es/rastreador/New-York-Times-independencia-tradicionales_6_449415064.html

2. Link a la noticia del comunicado de los medios españoles: http://politica.elpais.com/politica/2015/11/12/actualidad/1447357988_299143.html

3. Link a la noticia sobre la reacción de El País contra The New York Time: http://www.eldiario.es/rastreador/Pais-The-New-York-Times_6_451514849.html

4. Link a la noticia de la expulsión del periodista Miguel Ángel Aguilar: http://www.eldiario.es/rastreador/Miguel-Angel-Aguilar-York-Times_6_450814957.html

Valora este artículo
(0 votos)

Tras tantos años de practicar una desmemoria cotidiana casi nadie recuerda que hace exactamente veintiséis años, en el verano de 1989, el éxodo de decenas de miles de ciudadanos de la entonces República Democrática Alemana desató la crisis política que terminó con la caída del Muro de Berlín y la desaparición del bloque soviético en Europa.

Hacinados en campamentos en la frontera de Hungría, huyendo de la crisis económica que sufría la Alemania comunista y con el propósito de llegar a la República Federal Alemana, los refugiados alemanes del Este anunciaron, con la mera presión física de su desesperación, el colapso del sistema comunista impuesto por la URSS en la Europa del Este. Hoy, cientos de miles de refugiados provenientes de los territorios de guerra y hambrunas que Europa ha propiciado en países como Libia, Siria o Afganistán, se agolpan en las fronteras. La hora del cambio ha llegado a la Europa neoliberal.

Valora este artículo
(1 Voto)

La agresión a la portavoz de la derechista VOX en Cuenca, por un trío de energúmenos que la llamaban "fascista", es otro ejemplo de la crispación fomentada por retóricas agresivas provenientes de todo el espectro político. Hay mucha brutalidad en la manera de hacer política en España y en la manera de debatir en los espacios públicos (la mayoría de las tertulias televisivas es un vocerío de individuos sin cerebro ni educación), y esa nefasta pedagogía se extiende a todos los niveles y alienta a los más brutos e intolerantes.

Este vergonzoso episodio debería servir para poner coto a la agresividad y la estulticia en la televisión, dejar de hacerse eco de las declaraciones insultantes de los políticos y sacar de la primera fila en cada partido a quienes fomenten la agresividad. Se está creando un clima irrespirable. Hay demasiada gente que siembra vientos en España y cualquier día vamos a empezar a cosechar tempestades.

*Link a la noticia de la agresión a la portavoz de VOX:  http://www.publico.es/espana/hospitalizada-presidenta-vox-cuenca-recibir.html

Valora este artículo
(0 votos)

La noticia del cierre del centenario café Comercial de Madrid, que fue sede de célebres tertulias literarias, ha levantado una ola de protestas a las que algunos responden diciendo que el local se había convertido en un trasto viejo, sin mayor valor actual. Uno se pregunta qué se diría en París o en Buenos Aires si cerraran La Coupole o el café Tortoni. Es impensable. Y nadie diría  que esos locales no son hoy lo que eran en la época de Sartre o de Borges, pues se tiene conciencia de que su valor radica en lo que fueron, en lo que representaron, en la memoria cultural que guardan.

En esta España de mercachifles, todo se mide exclusivamente por su rentabilidad. Lo que no es rentable se desprecia. El viejo café de Madrid desaparece como otro ejemplo de la amnesia colectiva que lacera a España. Pero la desmemoria cultural es más que una injusticia, es expresión de desamor por lo que somos. Porque todos somos hijos de nuestra Historia.

* Link a la noticia del cierre del café Comercial: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/07/28/actualidad/1438091110_435901.html

Valora este artículo
(1 Voto)

El gobierno del PP quiere dar otra vuelta a la tuerca al garrote vil que aplica a la democracia española con una reforma electoral para que el partido más votado, ya favorecido por la ley d'Hont, se beneficie aún más. Como Franco, quiere dejarlo todo "atado y bien atado": una ley que le permita seguir gobernando aunque la oposición tenga mayoría absoluta y unos presupuestos de 2016 aprobados para que si algún otro partido llega al gobierno no tenga margen de acción.  

Si la izquierda llega al gobierno debería apostar al 100% por los sectores públicos, acabar con los privilegios económicos de la Iglesia y de la banca privada y hacer una reforma electoral que asegure la igualdad a los votantes. Educación, sanidad y banca públicas y ley electoral proporcional son las cuatro patas sobre las que fortalecer la democracia. Las mismas cuatro patas que el PP ha serruchado en estos años (con la complicidad del PSOE, dicho sea de paso).

*Link a la noticia sobre el proyecto del PP de reforma de la ley electoral:http://www.eldiario.es/politica/Reforma_electoral-PP-Congreso-Rafael_Hernando_0_411909160.html