Civilización

Domingo, 23 Octubre 2011 04:15
Valora este artículo
(4 votos)

De Chile a España, muchas de las protestas sociales contra los ajustes aprobados por los gobiernos con motivo de la crisis son en defensa de la educación pública. Prueba de que la enseñanza está en el corazón mismo de la sociedad moderna. Los derechos humanos surgieron de un movimiento, la Ilustración, que hizo de la pedagogía el gran arma del cambio social. Diderot y Rousseau pugnaron por universalizar el conocimiento, sacándolo del reducto de los privilegiados para llevarlo al pueblo, el nuevo sujeto de la Historia.

Ahora, la derecha proclama el sofisma de la necesidad de recortar derechos para preservar la existencia de esos mismos derechos que se recortan. Es la hipócrita propuesta de un mundo clasista que torna la democracia en cáscara hueca. En el fondo se trata de decidir qué tipo de civilización va a ser la nuestra tras la crisis: fundada en la desigualdad y los privilegios o en la universalidad de los derechos.

Visto 2866 veces